POR QUÉ SE FORMAN LOS CÁLCULOS RENALES Y CÓMO EVITARLOS

Los cálculos o piedras renales no son otra cosa que acumulaciones de sales minerales, compuestas principalmente de calcio y que se pueden localizar en cualquier parte del tracto urinario, pero siguen estando más presentes en los riñones.

Piedras en el riñón

Los cálculos o piedras renales no son otra cosa que acumulaciones de sales minerales, compuestas principalmente de calcio y que se pueden localizar en cualquier parte del tracto urinario, pero siguen estando más presentes en los riñones.

Por sexos, se dice que es más frecuente que lo sufran hombres; y por edades, lo más habitual es que sea en personas de más de 30 años.

CAUSAS

En su formación influye los alimentos que tomamos y la cantidad de agua que bebemos. Aunque bien es cierto que hay determinados factores como enfermedades, uso de medicamentos o incluso factores hereditarios. Por ejemplo, el predominio del consumo de alimentos acidificantes (proteínas animales y carbohidratos refinados) hace que el calcio no sea absorbido correctamente, si no que se elimine por la orina, contribuyendo a la formación de cálculos renales.

TIPOS DE CÁLCULOS

En la mayoría de los casos, las piedras en el riñón están compuestas de carbonato u oxalato de calcio y en menor medida de sales de ácido úrico. En cambio, la composición de las piedras renales de fosfato amónico de magnesio y cistina son las menos frecuentes.

SÍNTOMAS

Si los cálculos están situados en el riñón puede encontrarse, en alguna ocasión, una pequeña cantidad de sangre en la orina. Esta sangre es debida a las pequeñas lesiones que origina el cálculo.

Otros síntomas, podrían ser, la necesidad de orinar frecuentemente, la presencia de pus en la orina, y muy raramente, escalofríos y fiebre.

En algunas ocasiones también puede observarse la presencia de arenilla en la orina.

Y el síntoma por excelencia, lamentablemente, es el cólico. Este dolor se produce cuando la piedra, que se mueve de su sitio pasa por los uréteres (unos tubos muy estrechos). El dolor de los cólicos suelen empezar por un dolor agudo, en la zona media de la espalda, dolor que puede ir bajando incluso hasta la zona de la ingle.

PAUTAS GENERALES DE TRATAMIENTO

-Beber mucha agua: ayuda a aumentar el volumen de orina y evitar de ese modo la aparición de cálculos. La composición del agua también es importante y nos decantaremos por aguas de escasa mineralización.

En caso de contar ya con piedras o arenilla se recomienda tomar un litro de agua al levantarse, por ejemplo en forma de infusión, en un corto periodo de tiempo, unos 30 minutos. De esta manera, provocamos una manera de orinar en abundancia.

-Alimentos a tener en cuenta: se debe aumentar el consumo de fibra, frutas y verduras frescas. Evitar carbohidratos refinados, alcohol y mucha proteína animal y calcio.

TRATAMIENTO CON PLANTAS MEDICINALES

Las infusiones que preparemos deben mezclar plantas con diferentes propiedades para tratar toda la sintomatología que supone tener piedras en el riñón. De ese modo, se deberían incluir plantas relajantes musculares (por ejemplo, la manzanilla que es antiespasmódica), plantas antiinflamatorias (por ejemplo, el harpagofito o el castaño de indias) y plantas diuréticas (como diente de león, ortosifón, cola de caballo, rompepiedra o arenaria).

Un ejemplo de infusión puede ser:

-30 gr de Rompepiedra

-25 gr de Manzanilla

-35 gr de Ortosifón (también conocido como Vara de Oro o Té de Java)

-20 gr de Saúco

Se pone toda la mezcla de plantas en un mismo recipiente. Se ponen dos cucharaditas de la mezcla en infusión (dos cucharaditas por taza de agua). Colar y reposar 5 minutos. Tomar entre cuatro y seis tazas diarias.