LOS 10 MANDAMIENTOS PARA COMPRAR COMIDA REAL EN LOS SUPERMERCADOS.

Tras la cara principal de un producto con atractivas etiquetas como “LIGHT”, “BAJO EN CALORÍAS”, o “INTEGRAL” pueden esconderse grasas trans, aceites de baja calidad o altos contenidos de azúcar de escaso valor nutricional y efecto nocivo en tu salud. En este artículo te damos las claves para saber qué estás comprando y sobre todo…qué estás comiendo.

LOS 10 MANDAMIENTOS PARA COMPRAR BUENOS PRODUCTOS: 

  1. SÉ CURIOSO: cada vez más personas hacemos nuestra compra con un smartphone en la mano, úsalo. Si tienes dudas sobre qué es ese edulcorante, ese estabilizante que pone, qué es el conservante E-…, googléalo. La información es poder. 
  2. SÉ DESCONFIADO: duda de aquellas etiquetas en las que lees pan integral, light, dieta o fitness. A menudo bajo diseños atractivos se esconden grandes cantidades de azúcares añadidos, o peor aún, puede que estés comprando algo que no es. Por ejemplo, en el envase podemos leer pan integral, pero al leer la lista de ingredientes incluye harina blanca, mezclada con una parte mínima de harina integral. 
  3. ATENTO AL ORDEN DE LOS INGREDIENTES: los ingredientes aparecen descritos de mayor a menor presencia en el producto, así que será una forma de asegurarte que estás comprando lo correcto. Por ejemplo, pueden venderte unas galletas de quinoa, y que en los ingredientes solo lleve un 4 % de esta semilla, lo mismo pasa con las bebidas vegetales.  
  4. UNA LARGA LISTA DE INGREDIENTES NO SUELE SER BUENA SEÑAL: si ves que los primeros ingredientes son alimentos de buena calidad, naturales, integrales, altos en proteínas, con vitaminas y minerales…ADELANTE estarás ante un buen producto.  Un producto con más de 4 o 5 ingredientes, es más propenso a esconder azúcar, margarinas, aceites vegetales hidrogenados, grasas o conservantes de poca calidad nutricional.
    *No siempre es así, a veces podemos encontrar buenos productos que incluyen semillas, germinados o varios cereales en su composición lo que alarga su etiqueta*. 
  5. CEREALES DE DESAYUNO y BARRITAS ¡DANGER ZONE! Los cereales comerciales realizan un boicot extremo a tu dieta sin que te des cuenta. Bajo el lema LIGHT o BAJO EN CALORÍAS puede esconderse una cantidad de azúcar ingente. Esto se torna peligroso cuando los cereales, galletas y barritas se convierten en un producto con mucha presencia en la alimentación de los niños. Busca que los cereales tengan solo un par de ingredientes como mucho con alto contenido del cereal, y que este sea integral en su mayor parte. Te aseguramos que puedes encontrar cereales de gran calidad, con un 95 % copos de maíz, o un 100 % de avena. 
  6. EL AZÚCAR, EL DEMONIO DE LAS 1000 CARAS: rehúsa todo aquello que incluya azúcar, jugo de caña, jarabe de maíz, siropes, dextrosa, fructosa, sacarosa, jarabe de glucosa, jarabe de azúcar invertido, malta de cebada, etc. 
  7. COME COMIDA REAL: cuanto menos procesado esté un producto, menos posibilidades tendremos de que incluya grasas trans o azúcares añadidos. Estos alimentos son: frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, huevos,etc. 
  8. BUSCA LA ALTERNATIVA REAL AL ULTRAPROCESADO: no tomes un batido de frutas, de verduras, un zumo o una barrita energética de supermercado. Come la fruta entera, o añade frutas y verduras en crudo a tus platos y ensaladas, toma un puñado de frutos secos o semillas. Estas incluirán todos los nutrientes intactos y alto contenido en fibra lo que te saciará durante más tiempo, evitando los ultraprocesados que incluyen azúcar que desequilibra tu apetito. 
  9. NO TODO ES AZÚCAR, ¡OJO A LAS GRASAS TRANS! No consumas productos que incluyan aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado. Tampoco consumas alimentos que incluyan aceite de palma, grasa vegetal de palma o palmiste. 
  10. TODO ESTÁ INVENTADO. Si te resulta difícil detectar si un producto es de calidad nutricionalmente hablando y dispones de poco tiempo para realizar tu compra, ayúdate de apps como Myrealfood en la que escaneando el código de barras del producto obtendrás si es un ultraprocesado, un buen procesado o comida real.

Si todo estos pasos te aburren…recuerda que lo mejor siempre es elegir comida real, comida poco o nada procesada que conserve las propiedades y nutrientes que le confiere la naturaleza.